Inicio / Guías / Museo Vasa Royal Warship en Estocolmo-Suecia

Museo Vasa Royal Warship en Estocolmo-Suecia

Vasa zozobra en Estocolmo, 1628

El 10 de agosto de 1628, el buque de guerra sueco Vasa abandonó el muelle del centro de Estocolmo para su viaje inaugural. Pero en cuestión de minutos, este gigantesco buque de guerra, el más grande de toda la Armada sueca, comenzó a inclinarse y finalmente se hundió minutos después de partir, trayendo consigo entre 30 y 150 marineros. Suecia era en este momento una superpotencia de la región del Mar Báltico y quedó claro que el incidente de Vasa de 1628 fue un desastre económico y político para el rey sueco Gustavus Adolphus II.

¿Cómo podría hundirse Vasa?

El carpintero holandés que fue contratado para la construcción del Vasa había calculado mal la estabilidad del barco, lo que le dio un problema de centro de gravedad. Un estudio de los dibujos originales del barco nos da que los cálculos iniciales eran más o menos correctos. Pero pronto serían manipulados. La intención del rey de Suecia, Gustavus Adolphus, era convertir el Vasa no solo en un feroz barco de batalla, sino también en un símbolo de la poderosa Armada sueca. Ordenó la instalación de más armamento en la cubierta superior del cañón, por lo que surgió el problema de estabilidad. En parte, esto se compensó con más lastre (piedras) en el fondo del barco, pero no en un grado suficiente.

También podría haber habido algunos problemas de organización durante la construcción. El carpintero holandés murió antes de que el barco estuviera terminado, entregando la responsabilidad a su asistente.

¿Qué pasó con Vasa después de 1628?

La mayoría de los valiosos cañones de bronce se recuperaron poco después de hundirse en el centro de Estocolmo. En ese momento los buzos utilizaron campanas de buceo para sumergirse en el naufragio que descansaba 32 metros más abajo.

Pero pronto se olvidó el proyecto Vasa. Se puede señalar que nadie fue declarado culpable ni castigado por este incidente. Entonces Vasa permaneció completamente intacta durante más de 300 años. Lo que quedó fue un tesoro histórico en las aguas del centro de Estocolmo. Durante todos estos años la madera se ha mantenido completamente intacta debido al particular equilibrio salino del Mar Báltico, haciéndolo libre de gusano de barco (Teredo Navalis). Esto convierte al Vasa en uno de los barcos mejor conservados del mundo de este período.

En la década de 1950, un arqueólogo marino sueco de nombre Anders Franzén comenzó a investigar el paradero del barco Vasa. Localizó el lugar exacto y comenzó un proyecto de salvamento. En 1961, el barco fue finalmente elevado a la superficie a través de complejas construcciones de pontones elevadores y luego enviado a un dique seco. Este insólito proyecto fue cubierto por equipos de prensa de varios países y fue televisado en vivo.

La preservación de Vasa

Vasa permaneció intacto durante más de 300 años, lo que significa que el estudio del barco y todos los artefactos conservados como velas, ropa, comida y licores fueron extremadamente interesantes ya que dieron una imagen completa del paradero en este período. Se encontraron botellas de licor selladas y algunas personas tuvieron la oportunidad de probar brännvin (vodka sueco) que tenía más de 330 años.

Desde ese momento, la conservación de la madera ha sido un desafío. Durante los primeros años el barco se mantuvo en un muelle manteniendo una humedad muy alta. Luego de esta preservación inicial de la madera permitiéndole aclimatarse lenta y controladamente, se trató la madera con polietilenglicol que penetra en la madera como lo haría el agua, dando así a la madera la estabilidad que el agua le dio durante los 330 años en el fondo de la madera. el mar.

Descripción del Museo Vasa de Estocolmo

El buque de guerra real Vasa, construido para el rey Gustavus Adolphus de Suecia, zozobró pocos minutos después de dejar Estocolmo (La Ciudad Vieja) en su viaje inaugural el 10 de agosto de 1628. Más de 300 años después, el Vasa fue sacado del agua en 1961 y está en exhibición en el Museo Vasa en el centro de Estocolmo.

El Museo Vasa ofrece visitas guiadas, películas y diversas exhibiciones de objetos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *